viernes, 16 de julio de 2010

Algo Huele a Podrido

De nuevo no puedo dormir. Y es que hace poco llegué del cumpleaños número 72 de un tío, el hermano de mi padre. Y mientras estaba en la mesa cenando con toda la familia pude analizar ciertas situaciones que antes no había abordado.
No me siento parte de mi familia. No la pasé bien. No me sentí relajado compartiendo la mesa con ellos. No experimenté placer, disfrute, distensión. Todo lo contrario. Sentí muchísima tensión, muy incómodo. Me sentí muy observado. Y me di cuenta que SIEMPRE experimenté esta situación, nada más que recién hoy, en la cena número 72, le pongo palabras.

Mi familia es muy conservadora. Siempre mantuvo grandes distancias comunicativas entre los niños/jóvenes y los adultos. Todo debe ser régimen de cortesía, de respeto absoluto, de solemnidad y obediencia infinita. Todo debe ser de TEMOR. "Saludá a la tía, hacé esto, hacé lo otro, ¿qué va a pensar el tío si hacés aquello? Sonreí te guste o no, deciles a todo. No hagás renegar."

Y Nahuelito, el boludo, como siempre, absorbió todos esos mandatos. Y así las relaciones familiares se alejaban del objeto de su deseo. Y así las relaciones familiares se morían. Y así, hoy con casi 22 años, me doy cuenta que no desarrollé ningún tipo de sentimiento de pertenencia hacia ese grupo de gente que dice ser mi familia. ¿Saben qué? Siento que no les importo, siento que no me tienen en cuenta, siento que somos hiper desunidos, siento que no me quieren.

No puedo dormir y es por la angustia. Esta noche siento una especie de depresión porque me percibo solo. Y el problema es que no sé si la explicación de esta soledad es lo que expuse en los párrafos anteriores o YO soy el problema. Porque es común en mí no poder relajarme cuando estoy frente a otro, no poder expresar mi deseo, me siento profundamente intimidado, hasta rechazado. Creo que es terrible porque no lo puedo controlar, no lo manejo, creo que tengo un serio problema social. NO SOY CAPAZ DE PERCIBIR EL AFECTO DE LA GENTE, EL AMOR.

Voy muerto, Sres. y Sras. No sé ya qué más hacer. Qué más escribir. Qué más pensar. Lo único que sé es que me estoy muriendo de la angustia y la soledad a la que condeno todos los días de mi vida a mi corazón.

Querido corazón:
¿Qué te sucedió? ¿Por qué estás tan aprisionado? ¿Por qué tanto bloqueo a los sentimientos? ¿Cuál es el precio de ese pasaje? ¿Cuál es el precio del peaje? ¿Qué es lo que cuesta admitir el amor, el afecto? La falta. De nuevo el problema de siempre.

No puedo vivir con mi corazón aprisionado, congestionado, lleno de pus, lleno de gente pero carente de afectos. Mi corazón se infesta cada día más y va a llegar a podrirse. Lo anticipo. Lo veo. Y prefiero morirme antes que continuar en este Mundo con el corazón lleno de moscas viciosas, mañeras, histéricas y solitarias.


video

4 comentarios:

  1. Es que ser parte de una familia no garantiza similitud!...a mi me pasa igual con la mía, son muy conservadores y detesto esas reuniones, además cuando éramos pequeños nos hacían sentar en una mesa aparte, que es la que yo ocupo ahora con el pretexto de ser "tutor" de los pequeños cuando en realidad me alejo de los adultos :)

    ResponderEliminar
  2. Para mi la familia es muy importante, será porque tenerla unida ha implicado mucho esfuerzo, dolor y perdón. Yo vivo como sabes en Cancún, que es una ciudad en el extremo del territorio Mexicano, mi familia nuclear vive en el estado de Veracruz a 26hrs en bus y a unos 500 dólares en avión; así que no es posible vernos con frecuencia, a tu edad me parecía mucho a ti, y mi plan era utilizar mis capacidades intelectuales para irme tan lejos como fuese posible, estudie ingles y francés durante la carrera de medicina, y luego de hacer mi especialización, me fui a un hospital muy famoso en la capital de mi país para hacer una subespecialidad, que es una especialidad mas profunda y especifica de un solo sistema, dentro de una previa. Y todo ese tiempo he estado ausente de la familia, por las ganas de comerme al mundo y llegar a mis metas y cimas, una vez que lo he alcanzado, veo que son lugares solitarios y fríos. Y muchos días anhelo regresar a mi hogar, y así como tu, necesito sentir esa tibieza, ese cariño, incluso se extraña lo que menos uno piensa.
    La mayor tragedia del amor es el tiempo.
    Para encontrarse en el mundo muchas veces hay que dar muchas vueltas, y habitualmente encontramos una gran sorpresa. Suerte en tu búsqueda. Gracias por tus palabras, todos somos héroes.

    ResponderEliminar
  3. VAYA POR DIOS SABES LO PRIMERO QU ETIENEN QUE HACER Y PERDONA POR SER TU FAMILIA ES MIRARSE A SI MISMOS AVECES RECONOCER UN ERROR CUESTA MAS QUE UNA VERDAD COMPARTIDA EL ERROR DE ELLOS NO ACEPTARTE TAL Y COMO ERES NI MAS NI MENOS Y LA VERDAD LA QUE ELLOS TEJEN MUY MAL ENCAMINADOS VAN SI SON ASI Y ACTUAN ASI, SABE SODIO LA HIPOCRESIA ESO SI ES AROMA A PODRIDO Y POR DESGRACIA DE ESO HAY MUCHO POR DETRAS UN ACARA Y POR DELANTE OTRA DEMODO QUE SE DEJEN DE PANPLINA SY TE ACEPTEN COMO LO QUE ERES UN BUEN MUCHACHO ASI DE CLARO SU HIJO Y HERMANO SOBRINO QUE ES LO QUE IMPORTA BESITOS GAVIOTA

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo, la familia no se elige, es nada más ni nada menos que lo que nos toca. No significa que se identifiquen de una manera especial a veces. Debes elegir estar donde te agrade y con quién te agrade. Eres una persona valiosa y mereces ser feliz. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar